¿QUÉ ES LA MASONERÍA?

 


       
En términos generales, nuestra Orden es una Institución esencialmente Iniciática, Filantrópica y Progresista que hasta no hace muchos años era considerada Secreta, aunque en la actualidad se la define más bien como Discreta. Orienta sus trabajos bajo el lema de Libertad, Igualdad y Fraternidad, en pos de un progreso colectivo de la humanidad, y velando siempre por el respeto y tolerancia de todos los Pueblos Libres que existen sobre la Tierra.

        En términos más específicos, podríamos decir que la Masonería (o Francmasonería) es una asociación libre de hombres y mujeres que sólo dependen de su conciencia y que tienen como objetivo el perfeccionamiento moral propio y de la humanidad. Fomenta entre sus miembros el respeto a las opiniones ajenas y prohíbe toda discusión política o religiosa en su seno a fin de construir un centro de permanente unión fraternal.

        La masonería no es una religión ni una secta, no es una ONG, no es una escuela ni una universidad, no es un partido político ni un sindicato, tampoco un lobby o grupo de presión, ni una cooperativa de ayuda mutua… aunque en sí, Posee un poco de todo ello. Por eso, intentar definir con palabras lo que es la Masonería no es sencillo incluso llega a desorientar si se echa una mirada a sus miembros a lo largo de la historia: católicos, protestantes, judíos y de otras religiones, de derechas y de izquierdas, científicos, pintores, músicos, filósofos así como muchos otros más “corrientes”. Sin duda ha de existir un denominador común y probablemente ese denominador resulte ser la búsqueda que cada uno de ellos realiza en su mundo interior, la investigación personal, las ganas de saber más. Sin duda alguna, por mucho que pueda decirse, sólo se llega a vivir la Masonería siendo parte de ella, trabajando dentro de ella, y vivenciándola día a día; por ello sería más propio definirla como un camino o una experiencia. El camino es el que cada ser humano recorre, no forzosamente el mismo, pero sí en compañía; y la experiencia explica el por qué sus secretos no son transmisibles.

        En todo caso, la masonería es una asociación que acoge en su seno a hombres y mujeres libres, mayores de edad, respetables, sólo dependientes de su conciencia y dedicados a poner en práctica un ideal de paz, amor y fraternidad, preocupados en su perfeccionamiento moral así como el de la Humanidad entera, exigiendo a todos sus miembros, como se mencionó anteriormente, el respeto a las opiniones y creencias ajenas y prohíbe toda discusión política o religiosa pues los masones debemos que buscar siempre aquello que les une y no aquello que les pueda dividir, pues compartimos la idea de que todos los hombres sin distinción de raza, cultura, religión o posición social, nacen con los mismos derechos y obligaciones. Por otro lado, el objetivo que persigue cada masón es el de conocerse mejor. Así existe una doble finalidad (que termina siendo la misma) mejorar la sociedad y mejorarse a sí mismo.

        Se suele confundir a la Masonería con una religión o una secta, sin embargo estos términos nada tienen que ver con ella aunque para el ingreso a ella se exige a sus miembros la creencia en un principio superior al que denomina Gran Arquitecto del Universo, pero que de ninguna manera debe interferir en las ideas religiosas de sus miembros, pues sus creencias particulares y religiosas son libres y privadas para todos y cada uno de sus integrantes.

        La masonería nace de los antiguos constructores medievales de catedrales y edificios sagrados y para sus enseñanzas utiliza símbolos y alegorías antiguas muchas veces originados en el propio arte de los canteros. Además se puede decir igualmente de la masonería que es una herramienta para el crecimiento personal y conocimiento de nuestros propios límites, que desarrolla la resistencia a las presiones del día a día de nuestra actual sociedad; una vivencia de respeto y tolerancia; un sistema peculiar de moral, bajo el velo de alegorías y enseñado por símbolos mediante un sistema de grados que indican el acceso a cada nivel de conocimientos y secretos de la Orden.

        Sin duda alguna, la Masonería ha sido, es y será siempre parte de la historia de toda la humanidad como raza, y personalmente, como una experiencia de vida inexplicable por medio de palabras para todos sus miembros. Por ello, ser Masón no debe ser visto con una mirada juzgante y prejuiciosa como suele hacerse, lejos de ello, ser miembro de la Francmasonería debe ser motivo de honor y orgullo por todas las generaciones.
 

 

GRAN LOGIA SIMBÓLICA
DE LA MASONERÍA LIBRE EN ARGENTINA

 

 

 

© GRAN ORIENTE DE LA MASONERÍA LIBRE EN ARGENTINA   -   GRAN LOGIA SIMBÓLICA           granlogia@masonerialire.org
Todos los derechos reservados.